Salud infantil: un comienzo justo en la vida

0

Fuente texto e imagen: unicef.org – Julio 28 2017

Cuando se trata de hacer valer su derecho a sobrevivir y crecer, los niños de los hogares más pobres y desfavorecidos lo tienen todo en contra. Que un niño deba enfrentar una merma en sus posibilidades de sobrevivir o de gozar de una salud decente por razón de las circunstancias de su nacimiento es una injusticia flagrante y una vulneración de los derechos del niño. Además, es costoso en términos humanos, económicos, sociales y políticos. Si queremos lograr un progreso sostenible para los niños de hoy y para las generaciones futuras, es preciso centrarse en la equidad y en brindar a cada niño las mismas oportunidades. Llegar a los niños y niñas más marginados es más que un imperativo ético: es una condición previa para lograr los objetivos de 2030 sobre salud y bienestar de la infancia.

Las disparidades en la supervivencia y las perspectivas de salud de los niños de distintos entornos no son aleatorias. Son el reflejo sistemático de unas situaciones de desventaja social ligadas no sólo al nivel de ingresos sino también al origen étnico, al nivel educativo y a la diferencia entre las zonas rurales y urbanas, entre otros factores. Una de las lecciones más importantes que nos enseñan los esfuerzos realizados en los últimos 15 años por mejorar la salud infantil y materna, es que los enfoques que se centran en el progreso general no eliminan necesariamente las disparidades que sitúan a las mujeres y los niños más desfavorecidos en una situación de máximo riesgo. Pues incluso cuando los países más pobres han alcanzado un progreso considerable, las inequidades persisten. En lo que concierne a la supervivencia infantil, si bien la brecha absoluta ha disminuido de forma substancial desde 1990, se siguen registrando grandes inequidades entre los
países ricos y los países pobres.

Reducir los desfases entre los países ricos y pobres es uno de los principales desafíos de nuestro tiempo. El punto de partida para lograr este resultado de supervivencia infantil es procurar que, dentro de los países, las tasas de mortalidad entre los más pobres se equiparen a los niveles que registran los más ricos. Las perspectivas de supervivencia y salud de todos los niños de todas las sociedades, ricas y pobres, deberían mejorar tan rápido como se pueda. Pero son las perspectivas de los niños y niñas más rezagados las que precisan los avances más urgentes. En otras palabras, es necesario acelerar los logros para aquellos que enfrentan los mayores riesgos de muerte y enfermedad. Para que sea eficaz, el planteamiento en respuesta a este desafío deberá abordar los determinantes de la inequidad, en especial la pobreza, la discriminación y la disparidad en el acceso a servicios básicos.

Para mayor información>

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This Campaign has ended. No more pledges can be made.