Principios básicos: Empresa Responsable con la Infancia

0

Fuente texto e imagen: business-humanrights.org – Marzo 31 2017

– Guía orientativa. Empresa Responsable con la Infancia. Cómo incorporar los Derechos del Niño a la Responsabilidad Social Empresarial.

1. Una Empresa Responsable con la Infancia comparte con optimismo, claridad y determinación la visión que la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) manifiesta respecto al futuro:

Que un día todos los niños y niñas disfrutarán de una infancia en la que se respeten plenamente sus derechos, se satisfagan sus necesidades básicas, se les proteja de las violaciones, el abuso, la explotación, el abandono y la discriminación, y se les capacite para participar de forma eficaz en todas las decisiones que afectan a sus vidas.

2. Una Empresa Responsable con la Infancia reconoce a los niños, niñas y adolescentes como agentes sociales, titulares activos de sus derechos.

Desde esta perspectiva de infancia, la empresa abandona el enfoque tradicional basado en la atención asistencial de los niños como beneficiarios de caridad, para adoptar un nuevo enfoque centrado en el respeto y la promoción de los derechos de la infancia, como condición fundamental para alcanzar el pleno cumplimiento de los derechos humanos.

3. Una Empresa Responsable con la Infancia aplica su compromiso con los derechos de cada uno de los niños y niñas que viven en las comunidades donde opera, sin distinción alguna, independientemente de su origen étnico o social, religión, idioma, nivel económico, género o discapacidad.

Las empresas que desarrollan su actividad en países diferentes al de origen, asumirán también su compromiso con los derechos de los niños y niñas de esas comunidades, aplicando el mismo principio de la no discriminación, conforme a lo establecido en la CDN, independientemente de que la legislación nacional establezca algo diferente.

4. Una Empresa Responsable con la Infancia reconoce su responsabilidad con la vida, supervivencia y desarrollo de los niños y asume un rol activo para minimizar el impacto negativo y promover la contribución positiva que su actividad genera sobre la salud, incluida la salud medioambiental, higiene, nutrición, suministro de agua y educación de los niños.

Es particularmente importante que las empresas proveedoras de servicios básicos como el agua, la energía, la salud o la educación, garanticen el acceso de todos los niños y niñas, sin distinción alguna.

5. Una Empresa Responsable con la Infancia se compromete a proteger a los niños y niñas de los peligros que su actividad puede arrojar sobre su bienestar psíquico, físico y emocional.

Merece especial consideración la importancia de proteger a los niños del abuso y la explotación infantil en la cadena de suministro de la empresa.

Así mismo, la empresa protegerá a los niños frente a los contenidos publicitarios que amenacen su dignidad y seguridad, promuevan la violencia o inciten al engaño en la publicidad infantil.

6. Una Empresa Responsable con la Infancia se compromete a promover la capacidad de los niños para participar en las decisiones que les afectan.

Cuando su actividad, productos o servicios estén relacionados de alguna manera con los niños, la empresa reconocerá el derecho de los niños a estar plenamente informados, con el fin de que puedan ejercer libremente su derecho como consumidores. Para ello, adaptará su código de lenguaje a la madurez intelectual del niño.

De la misma manera, la empresa tomará en consideración las opiniones que los niños expresen sobre sus productos y servicios.

7. Una Empresa Responsable con la Infancia buscará promover la activa participación ciudadana en torno al bienestar de la infancia. Para ello, la empresa fomentará el compromiso con la protección, promoción y respeto de los derechos de los niños en toda su área de influencia:

  • Empleados
  • Clientes
  • Proveedores
  • Otras empresas
  • Estados donde opera, cuando la legislación nacional sea más laxa.

8. La Empresa Responsable con la Infancia, que cumpla con todos los principios anteriores, adoptará una posición de ejemplaridad, tratando de influir mediante la difusión de sus valores y buenas prácticas, sobre la opinión pública y el debate social.

Por eso, es responsabilidad de la empresa dar a conocer su compromiso con el bienestar de los niños, publicar sus valores y código de conducta, participar en alianzas y foros a favor de los derechos de la infancia y ofrecer sus habilidades y competencias para orientar a otras empresas que quieran seguir su ejemplo.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This Campaign has ended. No more pledges can be made.