Blog

0

Derecho al Juego, Deporte y Recreación

Fuente texto: unicef.org – Octubre 28 2016

“Un juguete debe responder a las necesidades del niño; dado demasiado temprano le desalienta, dado demasiado tarde le decepciona” Gassier.

El  derecho al deporte, juego y recreación constituye un estímulo para el desarrollo afectivo, físico, intelectual y social de la niñez y la adolescencia, además de ser un factor de equilibrio y autorrealización.

La  Convención sobre los Derechos del Niño, en su artículo 31 especifica que los Estados partes de esta convención deben respetar y promover el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística, propiciando oportunidades apropiadas en condiciones de igualdad.

El Estado debe tomar en cuenta que el juego, la recreación y el deporte, además de ser un derecho, son maneras eficaces de acercarse a los menores de edad marginados, discriminados, huérfanos, a los que tienen limitaciones mentales o físicas, a los que viven o trabajan en la calle, a los que son victimas de explotación sexual.

Según la publicación de UNICEF “Deporte, Recreación y Juego” , el deporte, la recreación y el juego fortalecen el organismo y evitan las enfermedades, preparan a los niños y niñas desde temprana edad para su futuro aprendizaje, reducen los síntomas del estrés y la depresión; además mejoran la autoestima, previenen el tabaquismo y el consumo de drogas ilícitas y reducen la delincuencia.

Asimismo, en esa publicación se dice que la inactividad física ocasionó en el mundo alrededor de 1.9 millones de muertes en el 2000, y se estima que causó entre el 10 y el 16% de todos los casos de diabetes y de cáncer de mama y colon, y cerca del 22% de los casos de cardiopatías.

Para los más pequeños

Tomar en cuenta que el juego es para niños y niñas lo que el trabajo es para el adulto; es un derecho del cual no se le debe privar, castigándoles por no haberse portado bien; se considera que el juego es el laboratorio en el que niños y niñas aprenden, por lo que en ocasiones el adulto debe guiarlos o acompañarlos.

Una pauta a considerar cuando de juguetes se trata, es seleccionar aquellos adecuados a la edad del niño o de la niña, que sean duraderos, atractivos, seguros, higiénicos, versátiles y que les impulsen a la sana creatividad.

Considerando estos elementos se contribuye a la formación del infante, ya que el juego es socializador, espontáneo, reglado, creativo; es importante, no negar a niños y niñas la posibilidad de crecer y ser mejores; el juego les permite descubrir a través de sus exploraciones lo que tienen alrededor y resolver de esta manera los pequeños problemas que se les presentan.

Según la psicóloga Pilar Rubio del Centro de Estimulación Temprana  y Desarrollo Integral de Niños y Niñas (Amazing Babies), existen diferentes clases de juguetes, como son los juguetes funcionales o de experimentación, que se dan durante el primer año de vida. Con este tipo de juego el infante  reconoce su cuerpo, desarrolla el placer por el juego, descubre el tamaño de las cosas y las formas de los objetos que manipula.

Otro tipo de juguetes mencionado por la licenciada Rubio es el simbólico o de representación, este es apropiado más o menos a los dos años y  hasta los cuatro años y medio; aquí la imaginación es confundida con la realidad, pero  poco a poco tienden a ser más similares,  por ejemplo jugar al doctor.

Además, están los juegos de construcción  apropiados también en el segundo año y hasta los cinco años, estos consisten en manipular elementos inanimados; por lo que necesitan del espacio y materiales necesarios.

Por:  Loreta Acevedo

Para mayor información>

 

0

Derecho a la Alimentación

Fuente texto: humanium.org – Octubre 21 2016

El derecho a la alimentación es un derecho fundamental de todos los seres humanos, ya que el alimento es un elemento esencial sin el que los seres humanos no pueden vivir.

La alimentación garantizada es un derecho fundamental

El derecho a la alimentación es el derecho de cada hombre, mujer y niño a una alimentación garantizada, y consta de cuatro aspectos importantes:

El alimento debe ser suficiente: es decir, suficiente para toda la población.

El alimento debe ser accesible: cada persona debe poder obtener alimento, ya sea gracias a su producción propia (ganadería y agricultura), o gracias a un poder adquisitivo suficiente para comprar alimento.

El acceso al alimento debe ser estable y duradero: el alimento debe estar disponible y accesible en todas las circunstancias (guerras, catástrofes naturales, etc.).

El alimento debe ser salubre: es decir, consumible e higiénico, y en particular el agua debe ser potable.

Una dieta equilibrada es vital para el desarrollo del niño

Resultado de imagen para alimentacion niñosLa importancia de una dieta equilibrada

Los niños deben disponer de una dieta equilibrada para poder desarrollarse física e intelectualmente de manera adecuada. Es por esto por lo que el alimento debe ser suficiente y nutritivo.

Una dieta equilibrada supone un equilibrio de nutrientes, glúcidos, lípidos, sales minerales, vitaminas, fibras y de agua. Gracias a ella, las personas corren menos riesgos de malnutrición, sobrepeso e insuficiencias alimentarias.

Problemas alimentarios

Cuando las personas, y en particular los niños, relacionana la comida con el placer, a menudo olvidan la importancia nutritiva del alimento. Esto ocurre por ejemplo en países en los cuales la población jamás ha encontrado dificultades en cuanto a la cantidad o la accesibilidad a alimentos. Los restaurantes de comida rápida, las sodas azucaradas, los alimentos ricos en lípidos y glúcidos resultan entonces ser los platos favoritos de los adolescentes y de los más jóvenes.

Así, los problemas de sobrepeso son cada vez más frecuentes y constituyen una amenaza para la salud de los niños y de los adultos. Más aun, el sobrepeso aumenta de manera notable el riesgo de infarto y enfermedades cardiovasculares, así como de desarrollar enfermedades como hipertensión y alta tasa de colesterol y tener problemas de crecimiento. El sobrepeso también genera problemas de malnutrición. La absorción en cantidad excesiva de glúcidos y lípidos, y la falta de productos frescos y naturales engendran carencias nutritivas.

La sobrealimentación y la malnutrición relacionadas con el sobrepeso no solo atañen a los países desarrollados. Hoy en día, numerosos países en desarrollo se enfrentan al problema de subalimentación y de sobrepeso.

Además, más que nada en países en vías de desarrollo, muchos niños sufren de desnutrición. En efecto, muchas familias no tienen los medios o recursos suficientes para brindar una dieta suficiente y mucho menos una dieta equilibrada. Como consecuencia, los niños no tienen los nutrientes necesarios para desarrollarse correctamente y se enfrentan a graves problemas de salud.

Para mayor información>

0

Derecho a la Vida

Fuente texto: humanium.org – Octubre 14 2016

El derecho a la vida es un derecho universal, es decir que le corresponde a todo ser humano. Es un derecho necesario para poder concretizar todos los demás derechos universales. El derecho a la vida significa tener la oportunidad de vivir nuestra propia vida. Si no hay vida, no tiene sentido que existan los demás derechos fundamentales.

Para los niños el derecho a la vida es la oportunidad de vivir su infancia y poder crecer, desarrollarse y llegar a la edad adulta.

Resultado de imagen para baby smilingEl derecho a la vida de los niños está compuesto por dos derechos fundamentales: el derecho inherente a la vida y el derecho a la supervivencia y al desarrollo.

Definición del derecho inherente del niño a la vida

El derecho a la vida, un derecho de todo ser humano

El conjunto de normas internacionales existentes hacen referencia a un derecho inherente a la vida. Esto significa que el derecho a la vida está vinculado al carácter humano y a la dignidad de las personas. De forma análoga, todo ser humano, sin excepción, merece el respeto incondicional por el simple hecho de existir y estar vivo. Por lo tanto, desde su nacimiento, todos los niños tienen derecho a una vida protegida.

El derecho a la vida, el derecho a no ser asesinado

El derecho a la vida significa, por tanto, el derecho a no ser matado. Constituye la prohibición formal de causar intencionadamente la muerte a una persona. Para los niños, este derecho implica no sólo que los países no apliquen la pena de muerte sobre aquellos que cometen delitos, sino que también protejan eficazmente su vida para luchar y condenar los actos infanticidas.

Definición del derecho a la supervivencia y al desarrollo del niño

El derecho del niño a crecer y desarrollarse en buena salud

El derecho del niño a la vida implica también el hecho de asegurarles la posibilidad de crecer y desarrollarse en un ambiente favorable. Es indispensable, por tanto, que puedan beneficiarse de servicios médicos adecuados, de una alimentación equilibrada, de una educación de buena calidad, así como de un ambiente saludable.

Asegurar que los niños tengan la posibilidad de desarrollarse de una forma sana y natural en cualquier tipo de situación (paz, guerra, catástrofe natural, etc.) constituye no solo una obligación de los Estados sino también una responsabilidad de los padres.

Para mayor información>

0

Derecho a la Protección

Fuente texto: humanium.org – Octubre 07 2016

La infancia es el momento en el cual el ser humano es más vulnerable, dado que aún no ha acabado de desarrollarse ni física ni mentalmente. En otras palabras, los niños necesitan una atención y una protección especiales.

Interés superior del niño

Seres más vulnerables que necesitan una atención especial

Los niños son seres jóvenes, en pleno desarrollo, que se convertirán en los adultos del mañana. Para poder desarrollarse de manera adecuada, los niños necesitan una protección especial. El principio del interés superior del niño principio implica dos reglas importantes:
• Todas las decisiones que atañen al niño han de tomarse según el interés exclusivo del niño para asegurar su bienestar inmediato y futuro.
• Todas las decisiones y todos los actos deben garantizar imperativamente los derechos del niño. El interés superior del niño subordina la necesidad de una protección de los niños.

El interés superior del niño busca el bienestar de cada niño

El principio de interés superior del niño tiene por objetivo la promoción y garantía del bienestar de todos los niños. Y ello, según varios aspectos:

El bienestar físico: asegurar la buena salud y el buen desarrollo del niño (salud, alimentación, higiene, protección contra el maltrato y actividades perjudiciales para la salud física del niño, etc.).

El bienestar mental: ofrecer al niño la posibilidad de desarrollarse intelectualmente (salud mental, alimentación, educación, protección contra el maltrato y actividades perjudiciales para la salud mental del niño, tiempo libre, etc.).

El bienestar social: asegurar al niño la posibilidad de realizarse social y espiritualmente, entre otros aspectos (libertad de expresión, opinión, participación, pensamiento, consciencia, religión, tiempo libre, etc.).

Marco de protección para los niños

La protección al niño debe ser provista ante todo por los padres y la comunidad que lo acoge, y luego por el Estado.

Como es evidente, el bienestar de cada niño no se puede obtener de la misma manera. Cada niño es un individuo único con necesidades específicas. Además, sus características individuales (edad, sexo, estado de salud, existencia o no de algún tipo de impedimento, la presencia o ausencia de los padres, el entorno, etc.) van a permitir identificar sus necesidades para asegurar su bienestar.

Sistema nacional de protección para el niño

Para asegurar el bienestar y el interés superior del niño, es asunto de los Estados el establecer un sistema eficaz de protección al niño:

  • Los Estados deben ratificar las principales normas internacionales de protección a los derechos del niño y traspasarlas en su legislación con el fin de crear un sistema de protección eficaz.
  • Un sistema de protección para el niño comprende leyes, políticas, procedimientos, procesos de prácticas destinados a la prevención y la lucha eficaz contra los diversos problemas de maltrato, violencia y discriminación que puedan perjudicar el bienestar de los niños.
  • Los Estado deben tener medidas que permitan identificar los diferentes tipos de perfil de los niños (discapacitados, refugiados, etc.), con el fin de establecer los mecanismos adaptados a tener en cuenta y de ofrecer soluciones satisfactorias y duraderas.
  • Los Estados deben realizar controles y seguimientos cuando exista un posible caso de discriminación, malos tratos o explotación.
  • Los Estados deben perseguir y castigar severamente a los autores de discriminación, malos tratos o explotación ilícita.
  • Los Estados deben identificar y cuestionar todas las actitudes y prejuicios tradicionales, así como las costumbres que supongan y alimenten la discriminación y los malos tratos a los niños.
  • Los Estados deben tener en cuenta la opinión del niño y hacer que este participe en las decisiones que le atañen.

Sistema parental y comunitario de protección al niño

La protección de los niños no es únicamente responsabilidad de los Estados: las familias y las comunidades también tienen sus deberes. Así, todas las personas que se ocupan de los niños (padres, tutores legales, familias, docentes, niñeras, etc.) tienen el deber de asegurar el bienestar del niño adoptando gestos condescendientes y empleando prácticas pedagógicas que permitan responder al bienestar del niño.

Estas personas deben tener las competencias, conocimientos y motivación necesarios para permitir una protección efectiva de los niños e identificar y reaccionar a los posibles casos de discriminación, negligencia o maltrato.

Para mayor información>

0

Derecho a la Salud

Fuente texto: humanium.org – Septiembre 30 2016

“La salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada”.
“La salud es nuestro bien más preciado”

La salud tiene una importancia vital para todos los seres humanos. Una persona con mala salud no podrá estudiar o trabajar adecuadamente y no podrá disfrutar completamente de su vida.
Por lo tanto, el derecho a la salud constituye un derecho fundamental de todos los seres humanos.

Principales características del derecho a la salud

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no consiste únicamente en la ausencia de enfermedad o discapacidad (“Constitución de la Organización Mundial de la Salud”, aprobada en 1946).
El derecho a la salud, por lo tanto, está estrechamente ligado a otros derechos humanos fundamentales y su materialización depende de la realización de estos otros, especialmente el derecho a al agua (que incluye el derecho al acceso al agua potable y a saneamiento adecuado) y el derecho a la alimentación.

El derecho a la salud otorga a las personas el derecho a acceder a los servicios de cuidado médico. Sin embargo, el derecho a la salud no significa el derecho a estar sano. El derecho a tener buena salud supondría que los países deberían asegurar una buena salud a todas las personas (obligación de resultado). Esta hipótesis es inconcebible en la medida en que una buena salud depende, principalmente, de factores biológicos y socioeconómicos que son independientes de la voluntad de los países o de las personas.
El derecho a la salud obliga al Estado a garantizar a los ciudadanos la posibilidad de poder disfrutar del mejor estado de salud que posible. Esto significa que el estado de salud dependerá de cada y que el Estado deben asegurar el mismo acceso a los atención médicos al conjunto de su población (obligación de medio).

De este modo, el derecho a la salud se divide en varios derechos específicos que los países deben asegurar:

  • El derecho a un sistema de protección de la salud
  • El derecho a la prevención y a tratamientos preventivos para luchar contra la propagación de enfermedades
  • El derecho al acceso a los medicamentos esenciales
  • La promoción de la salud materna e infantil
  • El derecho al acceso a los servicios de salud apropiados
  • Por último, la educación y la concienciación sobre la salud

Además, la materialización del derecho a la salud supone que los países establezcan servicios de salud que estén disponibles en cualquier circunstancia, accesibles para todos, de buena calidad y aceptables (es decir, que se ajusten a la ética médica y sean respetuosos con las diferencias biológicas y culturales).

La importancia de la prevención para la salud de los niños

La prevención tiene un papel esencial en la protección de la salud infantil. La educación para la salud y las vacunas permiten prevenir la propagación de enfermedades infecciosas.

Las vacunas son eficaces porque son poco costosas y permiten proteger a los niños contra el riesgo de muerte de las principales enfermedades infantiles (la tuberculosis, la difteria, el tétanos neonatal, la lepra, la poliomielitis, la tos ferina y el sarampión). A largo plazo, las vacunas pueden incluso acabar con una enfermedad en un determinado país.
Con la ayuda de una buena campaña de concientización, la vacunación de los niños puede reducir significativamente los riesgos de enfermedad. Así pues, la transmisión de información básica sobre la higiene, las necesidades nutricionales, etc. así como la difusión de ilustraciones simplificadas para recordar las reglas elementales son procedimientos muy eficaces para informar a la población y mejorar su comportamiento en temas de salud.

Arius_Foundation_health_smallDerecho del niño a la salud

Para los niños, el derecho a la salud es vital porque son seres vulnerables, más expuestos a las enfermedades y a las complicaciones de salud. Al proteger a los niños de la enfermedad, éstos podrán llegar a la edad adulta con buena salud y contribuir así al desarrollo de sociedades más dinámicas y productivas.

Derecho del niño a disfrutar del mejor estado de salud posible

Los niños necesitan una atención para disfrutar del mejor estado de salud posible y poder desarrollarse adecuadamente durante toda su infancia y adolescencia.
En cada etapa de su desarrollo físico y mental, los niños tienen necesidades específicas y riesgos de salud diferentes. Así pues, un bebé será más vulnerable y estará más expuesto a ciertas enfermedades (enfermedades infecciosas, malnutrición, etc.) que un niño pequeño o un adolescente. Y viceversa, un adolescente, debido a sus hábitos y su comportamiento, estará más expuesto a otro tipo de riesgos (salud sexual, mental, alcohol y drogas, etc.).
Normalmente, un niño que haya podido beneficiarse de los cuidados sanitarios apropiados durante las diferentes fases de su desarrollo, disfrutará del mejor estado de salud que le sea posible alcanzar y podrá desarrollarse hasta llegar a convertirse en un adulto con buena salud.

Cuidados prenatales y postnatales

El derecho a la salud de los niños incluye asimismo los cuidados prenatales y postnatales de las madres. Un lactante tendrá muchas menos posibilidades de sobrevivir si la madre fallece debido a complicaciones surgidas durante el embarazo o el parto.
Por lo tanto, es fundamental que una mujer embarazada pueda beneficiarse de cuidados durante su embarazo así como durante y después del parto. Estos cuidados deben estar garantizados, en la medida de lo posible, por personal médico calificado para asegurar la buena salud de la madre y del niño.

Para mayor información>

0

Herramientas de RSE y derechos de la infancia

Fuente texto: unicef.org – Septiembre 23 2016

Conjunto de herramientas desarrolladas por UNICEF destinadas a facilitar la implementación de los Derechos del niño y principios empresariales por parte de las empresas:

Los niños son asunto de todos. Manual de trabajo 2.0

Ayuda a las empresas a entender y abordar las cuestiones relativas a los derechos de la infancia en el lugar de trabajo, el mercado, la comunidad y el medio ambiente. Este manual es una síntesis del resto de las guías. [PDF]

 

 

 

Los derechos del niño en las políticas y códigos de conducta
Sugiere vías para que todas las empresas puedan incorporar los derechos de la infancia en sus políticas y códigos de conducta. [PDF]

 

 

 

 

Derechos del niño en evaluaciones de impacto
Apoya a las empresas en la evaluación de sus expectativas y desempeño en el respeto de los derechos de niñas y niños y de su compromiso de apoyar los mismos. [PDF]

 

 

 

 

Los derechos del niño en informes de sostenibilidad
Orienta a las empresas sobre cómo informar y comunicar la forma en que respetan y apoyan los derechos de la infancia. [PDF]

 

 

 

 

Para mayor información>

0

Derechos del niño y principios empresariales

Fuente texto e imagen: unicef.org / pleasedontsaycheese.com.au– Septiembre 16 2016

Todas las empresas, independientemente de su tamaño y actividad, generan impactos sobre niñas y niños cuando interactúan con ellos como consumidores, hijos de empleados, jóvenes trabajadores y miembros de las comunidades donde éstas operan.

A medida que las empresas adoptan una postura fuerte en materia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es necesario que también tomen medidas para garantizar el bienestar y los derechos del niño en tres ámbitos de la empresa:

  • Lugar de trabajo: eliminación del trabajo infantil; trabajo digno para jóvenes trabajadores, padres y cuidadores; protección y seguridad de los niños en las instalaciones.
  • Mercado: seguridad de productos y servicios; marketing y publicidad responsables.
  • Comunidad y medioambiente: medio ambiente; uso y adquisición de tierras; servicios de seguridad; emergencias;  comunidad y gobierno.

Derechos del niño y principios empresariales
En UNICEF, junto al Pacto Global de Naciones Unidas y Save the Children, desarrollamos la publicación Derechos del niño y principios empresariales con el objetivo de facilitar el compromiso de las empresas con la infancia.

Los principios empresariales identifican las acciones que las empresas deben llevar a cabo para prevenir impactos negativos sobre niñas y niños, así como las medidas voluntarias que pueden adoptar para promover los derechos de la infancia en su actividad directa, su cadena logística y las comunidades sobre las que tienen influencia.

 

Para mayor información>

0

La importancia de una buena alimentación infantil

Fuente texto: diariodesevilla.es Fuente imágenes: okdiario.com – superhealthykids.com – Septiembre 09 2016

Una correcta nutrición es fundamental para combatir las enfermedades que pueden dejar huella a los niños de por vida.

Durante la infancia se establecen los hábitos alimentarios que posteriormente serán difíciles de cambiar. Con hábitos adecuados en la alimentación y en el estilo de vida, contribuimos de forma positiva en la construcción y modelado de su cuerpo y en la mejora de su salud, rendimiento físico e intelectual.

Una alimentación correcta durante la infancia, es importante, porque el organismo del niño se encuentra en crecimiento y formación, razones por lo que es más vulnerable ante cualquier problema nutricional.

Una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para el estado de salud de los niños, y determinante para un correcto funcionamiento del organismo, buen crecimiento, una optima capacidad de aprendizaje, comunicarse, pensar, socializar y adaptarse a nuevos ambientes y personas, un correcto desarrollo psicomotor y en definitiva para la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de algunas enfermedades.

Una buena nutrición es la primera línea de defensa contra numerosas enfermedades infantiles que pueden dejar huellas en los niños de por vida.

Los efectos de la desnutrición en la primera infancia (0 a 8 anos) pueden ser devastadores y duraderos. Pueden impedir el desarrollo conductual y cognitivo, el rendimiento escolar y la salud reproductiva, debilitando así la futura productividad en el trabajo.

Como consecuencias de una sobrealimentación o alimentación inadecuada, nuestros hijos pueden enfermedades crónicas desde muy temprana edad. Por esto es que con una dieta balanceada y con patrones saludables de alimentación podemos prevenir las enfermedades crónicas mencionadas y promover el desarrollo cognitivo del niño

Un niño con buena alimentación tiene menos posibilidades de sufrir: trastornos nutricionales, anemia, sobrepeso, obesidad, caries dental y problemas de aprendizaje escolar, contribuyendo a contribuye a la prevención de ciertas patologías en la edad adulta como son las enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer.

Es importante mencionar que el peso no debe ser considerado como el único indicador de que el niño está teniendo una alimentación saludable. Existe la posibilidad de que el niño se encuentre en un peso normal para su estatura y edad, pero que este no consuma algún grupo de alimentos que sea necesario para su adecuado desarrollo. Por ende no existe un balance en la alimentación, y en un futuro puede traer consecuencias.

La clave para que nuestros hijos tengan buenos hábitos, es que entiendan la importancia de una alimentación saludable por medio de actividades divertidas, para que así los niños estén motivados a consumir de todos los grupos de alimentos.

Existe fuerte evidencia que sugiere que cuanto más temprano empiece el niño a beneficiarse de programas de nutrición, mejor será su desarrollo conductual.

Una alimentación saludable le brinda al organismo una gran variedad de alimentos en cantidades suficientes para un adecuado crecimiento, desarrollo, y mantenimiento. Para que esta alimentación sea completa se deben consumir todos los grupos de los alimentos incluyendo carbohidratos, frutas y vegetales, proteínas, lácteos, grasas y azúcares. La clave es encontrar un balance en el consumo de cada grupo de nutrientes.

Los niños se encuentran en un periodo de crecimiento importante por lo cual su cuerpo tiene necesidades muy elevadas de energía y nutrientes. Cada grupo de alimentos tiene funciones específicas y esenciales, por esto es importante fomentar que nuestros hijos mantengan una alimentación variada.

Una alimentación variada y saludable, siempre va de la mano de la actividad física. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños realicen 1 hora diaria de algún tipo de actividad recreativa ya sea andar en bicicleta, jugar en el parque, patinar, natación, baile o fútbol. Evite el sedentarismo en sus hijos y motívelos a que realicen deporte de forma divertida en lugar de pasar frente alguna pantalla toda la tarde.

 Rafael A. Castro Jiménez es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y doctor en Medicina.

Para mayor información>

0

Derecho a la Educación

Fuente texto e imagen: humanium.org – Septiembre 02 2016

El derecho a la educación es un derecho fundamental de todos los seres humanos que les permite adquirir conocimientos y alcanzar así una vida social plena. El derecho a la educación es vital para el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades. Sin embargo continúa siendo inaccesible para miles de niños del mundo.

La educación: un aprendizaje importante

La educación es el aprendizaje de diversos conocimientos. Empieza por la adquisición de conocimientos básicos, es decir, por la alfabetización. En esta fase, los niños aprenden a leer y a escribir gracias a la educación primaria y al apoyo de los padres.
Es una etapa esencial que permitirá al niño continuar con su formación e integrarse en la educación secundaria y superior.

La educación favorece el desarrollo del niño

La educación permite también transmitir principios comunes a las nuevas generaciones, conservando y perpetuando, así, los valores de toda una sociedad.

La educación es, por tanto, un aprendizaje necesario que permite a las personas desarrollar su personalidad e identidad, así como sus capacidades físicas e intelectuales. De esta manera, contribuye a su plenitud personal favoreciendo la integración social y profesional.

Así, la educación contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas. Ofrece a adultos y niños desfavorecidos una oportunidad para salir de la pobreza. Es, por tanto, una herramienta fundamental para el desarrollo económico, social y cultural de todas las poblaciones del mundo.

El derecho a la educación: un derecho fundamental y universal

La educación debe ser accesible a todos los niños

Por los motivos expuestos, la educación es un derecho humano que debe ser accesible a todas las personas, sin discriminación alguna. Las normas internacionales reconocen la importancia del derecho a la educación e insisten en la necesidad de hacer de la educación primaria un derecho accesible a todos los niños. Por lo tanto, los Estados deben concentrar sus esfuerzos en la educación primaria para hacer las escuelas accesibles y gratuitas para todos los niños, permitiéndoles así aprender a leer y escribir.

Para mayor información>

0

La importancia de crecer jugando: cómo impacta según la edad

Fuente texto e imagen: infobae.com – Agosto 26 2016

“Prohibido ‘no’ jugar”, ese debería ser el lema en la niñez ya que sin dudas es una herramienta fundamental para el aprendizaje y el desarrollo.

La escoba puede ser el mejor avión para embarcarse en aventuras. Una caja de cartón puede convertirse en la casa ideal de cualquier muñeco, así como un almohadón es la pelota perfecta para jugar a los pases y aquel amigo imaginario es sin duda, el mejor amigo.

¿Por qué juegan los niños?

“Los niños necesitan estar activos para crecer y desarrollar sus capacidades, el juego es importante para el aprendizaje y desarrollo integral de los niños puesto que aprenden a conocer la vida jugando. El juego, es un índice de salud. Contribuye a la construcción del conocimiento, a la exploración del mundo que lo rodea, a dominar su propio cuerpo, expresa fantasías, facilita el crecimiento, conduce a relaciones de grupo, forma hábitos de cooperación, fomenta la creatividad e imaginación, ayuda a desarrollar las capacidades físicas”, explicó la licenciada Raquel Spivak, psicoanalista, especialista en Niños y Adolescentes.

Es que según remarcó la experta, el juego es una experiencia siempre creadora ya que al jugar, el niño exterioriza sus alegrías, miedos, angustias y encuentra una posibilidad para expresarse.

¿A qué juegan? El niño juega desde que nace. “El jugar en estos primerísimos tiempos de constitución psíquica está sostenido en el encuentro mamá-bebé. Es en la acción misma del jugar que el niño va explorando, conociendo y construyendo su cuerpo”, dijo Spivak.

De 0 a 6 meses

En esta etapa los niños suelen “llevarse todo a la boca” (Shutterstock)

En ese período predomina lo sensorial y los objetos que estimulen los sentidos: el tacto, lo visual y lo auditivo. Les atraen los móviles de formas simples y colores diferentes, los gimnasios, sonajeros y maracas. “Vemos a los bebés interactuar con muñecos, juguetes, y objetos de diferentes texturas, factibles de ser chupados. La boca es para el bebé la zona por excelencia de contacto con el mundo. La estimulación auditiva cobra relevancia, de ahí la importancia de cantarles, hablarles y jugarles rítmicamente. ¿Quién no vivenció la alegría y la cara de asombro de un bebé al aparecer tras la sabanita?”.

Entre los 6 y los 12 meses

Personas que aparecen y desaparecen, será la gran motivación para ellos (Shutterstock)

Predominan todas las variantes de juegos de escondidas; son manos, muñecos, autitos, títeres, personas significativas que aparecen y desaparecen. El niño esconde su rostro tras la cortina, arroja reiteradamente objetos. Desaparecen y vuelven a aparecer. “Repetirán infinitas veces estos juegos. Momentos fundantes de la constitución psíquica, que responden a la pregunta ¿Cómo algo puede existir en calidad de ausente?”.

Entre los 9 meses y los 2 años

Jugar con cubos será una de sus actividades favoritas (Shutterstock)

Es el tiempo de los desplazamientos en el espacio, primero el gateo y luego la marcha. Los niños disfrutan de arrastrar objetos, les interesa aquellos que ruedan, pelotas, trenes, coches, camiones. Son grandes exploradores, las habilidades motrices que van adquiriendo les permiten manipular los más variados objetos. “Predominan los juegos de construcción con cubos y bloques que apilan y derriban; una y otra vez. Les produce un enorme placer meter y sacar cosas, introducir objetos en cajas, embocar y los juegos de encastre. Disfrutan de enchastrarse, jugar con masa, pintura, plastilina y arena”.

Entre los 2 y los 5 años

Reyes, reinas, príncipes y princesas. La imaginación empieza a volar (Shutterstock)

El juego simbólico es protagonista. Serán mamás y papás, bebés, animalitos, reyes y reinas, bomberos, doctores, maestros. Se despliega el mundo de la fantasía. Arman escenas y crean los más variados escenarios. Repiten en el juego situaciones de la vida cotidiana. El dominio sobre los objetos externos a su alcance les permite elaborar situaciones penosas y repetir a voluntad situaciones placenteras. A los efectos de desplegar su juego, los niños hacen uso de los objetos que puedan incorporar a la escena: baterías de cocina, coches de muñecos, disfraces, autos, aviones, casitas, animales, muñecos, elementos de construcción, herramientas. “Entre los 4 y los 5 años, las normas pueden ser incorporadas como provenientes de un orden social, surge el interés por los juegos reglados, tales como dominó, memotest, loterías, juegos de cartas”.

Los 6 años

Los juegos de mesa y en grupo empezarán a surgir a partir de los 6 años (Shutterstock)

Esta edad está atravesada por el inicio de la escolaridad primaria. En esta etapa, continúan los juegos de roles que favorecen el intercambio entre los pares y los juegos reglados comienzan a tener mayor relevancia. Predominan los juegos de mesa, competencias, actividades deportivas, juegos de lógica, de palabras y números.

¿Y la crianza en estos tiempos tecnológicos?

Estos niños nativos digitales, fascinados por el atractivo de la pantalla, demandan más y más tecnología. Dijo la especialista: “Como adultos estamos convocados a no perder de vista el lugar del jugar con objetos en un marco de intercambio, de relevancia vital para un buen desarrollo emocional. Los juguetes son el soporte lúdico para que el jugar emerja. Es importante armar un espacio de juego compartido con otro, adulto al principio, un par después, que sepa abrir la puerta para ir a jugar”.

Para mayor información>

This Campaign has ended. No more pledges can be made.